Principal

Columnas de prensa

Textos:

Historia de Colombia

Antioquia y Medellín

Política

Paz y Violencia

Derechos humanos

Periodismo

Literatura

Lectura y Bibliotecas

Ciencia e investigación

Educación

Política Cultural

Indice general de textos

Referencia:

Reseñas de libros

Documentos históricos

Listas y bibliografías

Jorge Orlando Melo:

Textos biográficos

Hoja de vida

Entrevistas

Contacto

Enlaces recomendados

Buscar

 

 

Explorando la ciencia

 

Medellín era hace 100 años una pequeña república del Renacimiento: 50.000 habitantes, pero decenas de novelistas, pintores y poetas. La educación, la cultura, el arte y la ciencia obsesionaban a ricos y pobres, y la educación era la mejor del país. En los 70 años siguientes esa gente educada se llenó de plata, lo que no era rentable pasó a segundo plano y decayó el interés por el conocimiento. Ahora, sin embargo, hay señales de que la preocupación por la educación y la ciencia está volviendo al primer plano.

En Bogotá se abrió en 1998 un buen museo interactivo de ciencias: Maloka. Contra la idea de la ciencia como un saber que está en enciclopedias y libros, que uno busca y aprende, la veía y la mostraba como un método de conocimiento, una actitud, una forma de hacerse preguntas, buscar cómo responderlas, comprobarlas mediante experimentos, formular teorías y explicaciones. A museos de este tipo no se va a absorber conocimientos, a memorizar datos y fórmulas, sino a sorprenderse por lo que aún no se comprende, a inquietarse y dudar, a pensar, a jugar, a formular hipótesis y explicaciones.

Pienso en esto mientras visito Explora, el nuevo museo científico de Medellín. Dos niños de 10 años discuten apasionadamente acerca de la antigüedad de los insectos en la tierra y tratan de entender cómo están programados unos robots que saltan como bailando salsa cuando ellos aplauden. Dos ancianos de un barrio popular se preguntan por el calor de las manos de distintas personas. Unos vigilantes aprovechan la ausencia del público para jugar con los experimentos. En estas exhibiciones, toda la gente, de cualquier edad o nivel cultural, se entusiasma y sorprende, se divierte y piensa.

Explora es de calidad inesperada. El diseño arquitectónico es excelente y la gente encuentra un orden claro en las exhibiciones. Los experimentos y exposiciones, muchos creados por diseñadores y científicos locales, son impecables, ingeniosos, divertidos. Es mejor que algunas muestras interactivas de prestigio mundial. Hace pensar, aunque no pueda igualársele, en el Exploratorium de San Francisco, el extraordinario museo creado en 1969 que se volvió modelo e inspiración de estas exhibiciones interactivas. En dos meses tendrá el primer acuario decente del país, para que esos medellinenses cuyos ojos no han visto el mar o apenas han visto su propio río, contaminado pero en recuperación, experimenten la variedad del mundo acuático. Se ve que cuenta con recursos más generosos del municipio y del sector privado que Maloka, cuya pobreza se está haciendo evidente en las fallas de mantenimiento y en la lenta renovación.

Una cualidad notable es la sobriedad de sus mensajes: no repite, para promover innecesariamente la ciencia, que hay que salvar el planeta, que nos dará la paz interior o que la biodiversidad nos hará ricos. Otra es la calidad de sus guías. En vez de jóvenes que repiten un guión aprendido de memoria, los guías hablan lo necesario, oyen al público y se animan con sus preguntas. Se ve que dominan sus temas y pueden responder lo que les preguntan, y si no pueden, lo admiten pero saldrán a averiguarlo.

Colombia no ha acabado de salir de la Edad Media. Mucha gente se deja llevar, en temas que afectan su salud, su mundo social, su vida como ciudadanos, por promesas mágicas, argumentos de autoridad, horóscopos y dioses. Creemos sin verificar. El impulso a nuevas formas de educación científica y la adopción de una actitud científica por toda la sociedad son realmente algo urgente, si queremos que Colombia entre con éxito a un mundo en el que el conocimiento se ha convertido en la principal fuente de mejoramiento social y de desarrollo económico. Explora es una maravillosa herramienta para ello.

Jorge Orlando Melo

10 de julio de 2008

 

 
 
 

 

 

Derechos Reservados de Autor. Jorge Orlando Melo. Bogotá, Colombia.
Ultima actualización octubre 2016
Diseño, concepción y gestión de contenido: Katherine Ríos