Principal

Columnas de prensa

Textos:

Historia de Colombia

Antioquia y Medellín

Política

Paz y Violencia

Derechos humanos

Periodismo

Literatura

Lectura y Bibliotecas

Ciencia e investigación

Educación

Política Cultural

Indice general de textos

Referencia:

Reseñas de libros

Documentos históricos

Listas y bibliografías

Jorge Orlando Melo:

Textos biográficos

Hoja de vida

Entrevistas

Contacto

Enlaces recomendados

Buscar

 

 

La lluvia y el zahorí
 

Es infinito el número de los crédulos, para variar la errada traducción de San Jerónimo del Eclesiastés. La credulidad es la respuesta a la debilidad y la impotencia. El hombre primitivo convirtió al sol y al trueno en dioses y les rindió culto para propiciarlos, y el hombre moderno hace lo mismo, pues aunque la ciencia ofrezca sus explicaciones sobre la naturaleza o la enfermedad, no puede ni podrá nunca impedir todos sus efectos: la medicina y la ingeniería, que no lo saben todo ni pueden controlarlo todo, fracasan muchas veces.

Por eso siguen apareciendo nuevas religiones y tratamientos médicos exóticos, nuevas eras, energías imaginarias, parasicólogos y astrólogos, adivinos, los que curan poniendo las manos, lectores de manos y cartas, magos y chamanes.

Hoy, cuando la religión es para muchos apenas un ritual social, la seguridad mágica que ofrecen los rituales esotéricos se ha comercializado. Los periódicos están llenos de avisos y artículos sobre astrología o terapias basadas en fuerzas y magnetismos indetectables y hay miles de profesionales de lo oculto.

La fe se basa en la necesidad y la voluntad de creer: la casualidad, la coincidencia, la probabilidad de acertar en una predicción, ofrecen los casos para demostrar la eficacia del método, y los fallas se descartan con cualquier explicación. Los aciertos se publican como pruebas de verdad y demostración del milagro y se ignoran los fracasos. En 1829 el padre Bonifacio Bonafont, un sabio cura de Ríosucio, en una sequia insoportable, aplazó la petición de los feligreses  para sacar al apóstol  Santiago a una rogativa hasta que los extraños instrumentos del científico francés J. B Boussingault, que estaba de visita, le dieron una razonable certeza de que el santo no se desacreditaría. Un caso de buena combinación de ciencia e ilusión.

Si alguien con el carisma y la capacidad para hacerlo creer a los incautos ofreciera, por una pequeña suma, incomparable con el valor de la vida misma, una oración eficaz para que el avión o el bus que va a coger no se accidente, tendría un éxito desbordante y muchos estarían agradecidos para siempre ¿Y si acierta tantas veces, como procesarlo por falta de eficacia? Hacer un ritual para que no llueva parece dar a veces resultados, pues son muchos los días en que de todos modos no va a llover. Del mismo modo, los que piensan que rezar salva del cáncer o de la enfermedad seguirán creyendo en la eficacia de la oración, aunque no  existan evidencias de ello. Y la oración, al menos, les ayuda a soportar los males.

El caso reciente del "hombre de la lluvia" o "radiestesista" es interesante. No es extraño que su aire ingenuo y popular atraiga a la gente de las artes y que lo conviertan en parte de un espectáculo, de un acto que se hace para divertir. Aunque los dineros públicos no deben usarse en cosas de magia o superstición, tratar como delito este caso, porque creían que iba a influir en la lluvia, es desproporcionado, sobre todo en un país que hace capillas o apoya a los capellanes del ejército con dineros públicos y en el que casi todo el mundo tiene ideas parecidas, pero que tienen  el prestigio de la cultural europea: si el gasto hubiera ido a un astrólogo elegante no habría tanto escándalo. Los que están convencidos de que inundaciones o terremotos son el resultado de fuerzas misteriosas, de los astros o la voluntad divina, los que piensan que Dios se mete en la vida diaris, produce o evita accidentes o derrumbes, escoge quien se salva de las enfermedades y quien no, hace ganar y perder partidos de fútbol, no pueden objetar sin contradecirse los pueriles esfuerzos por propiciar estos poderes inmateriales.

Y es que el ser humano no está hecho solamente de razón, eficacia y verdad: es una mezcla confusa, una amalgama irracional y crédula, y así será por los siglos de los siglos.

 

Jorge Orlando Melo
Publicado en El Tiempo, 19 de enero de 2012

 

 

 

Derechos Reservados de Autor. Jorge Orlando Melo. Bogotá, Colombia.
Ultima actualización octubre 2016
Diseño, concepción y gestión de contenido: Katherine Ríos